Lo representativo de la simpleza.

Para comenzar a hablar un poco de lo que se conoce como minimalismo hoy en día, es vital conocer que está tendencia artística bastante amplia se caracteriza por reducir al máximo cualquier expresión, sin irse a lo literal, el minimalismo es considerado como una corriente que busca resaltar la esencia de lo simple y crudo; su versatilidad la hace visible en temas de diseño, música, escultura, pintura entre otros, Diamantina & La Perla acoge en su concepto rasgos representativos del minimalismo aplicadas en sus piezas decorativas para el hogar.

Los contrastes que se pueden componer en diferentes ambientes están ligados principalmente a los colores, la neutralidad de un blanco o negro podrían considerarse como la esencia o punto de partida para darle a un espacio un toque minimalista, estos colores son percibidos como sensaciones y son dados con facilidad para complementarse con objetos de líneas simples y texturas de alfombras o muebles. La calidez por lo general se integra con piezas que sobresalen por tonos dorados, metalizados o naturales como las plantas.

 

El metal y el hierro son materias primas claves en Diamantina & La Perla, la gran mayoría de mesas, bases de sillas y macetas están compuestas por estas, los matices fríos compaginan a la perfección con la cerámica, el mármol y el vidrio. Todo este conjunto de pequeños detalles es el resultado de objetos amorfos que a través de sus disruptivas formas hablan por sí solos, cumpliendo así con características representativas del minimalismo.

El significado que se da a cada creación no solo busca satisfacer el gusto de nuestros consumidores, desde la creación y fabricación cada pieza está pensada para contar una historia de manera inusual; consideramos que el arte se percibe con más fuerza a través de los sentidos, aporte clave de nuestro mobiliario simple y estético ideal para los ambientes.