Consejos, plantas de interior

Ambientar los espacios con toques frescos y naturales se ha convertido en una práctica común, las plantas han tomado protagonismo en los hogares ya que se destacan por su color, formas y texturas. En Diamantina & La Perla nos interesa compartir con nuestros clientes algunos consejos que serán útiles a la hora de mantener y cuidar adecuadamente este tipo de vegetación.

Entendemos que estas piezas decorativas pueden llegar a presentar variaciones en su aspecto, a través de los siguientes pasos comprenderemos más a fondo el porqué de estos cambios y la forma de generar un equilibrio sano para estos objetos que dan autenticidad a nuestros espacios.

– Falta de luz: Todos los seres vivos reaccionan de diferente forma cuando se encuentran en un hábitat poco usual, esto mismo sucede con las plantas. no todas aceptan su situación de la misma manera, las plantas de interior comúnmente deben ubicarse en zonas abiertas como balcones y ventanas donde reciban luz natural y puedan realizar su función vital de fotosíntesis.

– Exceso de agua: Este tipo de plantas al estar ubicadas en lugares más cerrados deben tener una frecuencia menor de riego, ya que no se ven tan afectadas por el cambio climático, de igual manera la forma más adecuada para conocer si tu planta necesita agua es a través de la humedad de su tierra, no debe regarse de no ser necesario. Las macetas en cerámica son ideales para prolongar la vida de tus plantas por el aireado que brinda este tipo de materiales.

– Falta de humedad ambiental: Por lo general las plantas que se integran en el hogar son especies tropicales que requieren alta humedad, sabemos de antemano que este tipo de espacios están lejos de ser un trópico, pero podemos simular este ambiente para evitar por ejemplo las hojas con puntas secas, pulverizar es un ejercicio bastante efectivo, mojar solo las hojas sin afectar las flores, es sencillo de lograr con atomizadores.

– Temperatura adecuada: Los constantes cambios de temperatura afectan notoriamente a las plantas de interior, los efectos más comunes son la perdida de hojas, una temperatura media entre los 15° y 25° es ideal para ellas, aunque se acoplan con facilidad a cambios no muy pronunciados entre el día y la noche, según la época del año y el clima que se presente debemos en lo posible tratar de darles un equilibrio.

– Cambio de maceta: Con el pasar del tiempo nuestras plantas comienzan a crecer y es cómodo para ellas darles un recipiente donde puedan seguir su curso natural, esto aplica para algunas especies, de igual modo al comprar una planta de interior es vital el paso a un recipiente más grande.

– Abonar: La etapa vital de nutrición para una planta de interior es su crecimiento y florecimiento, es en este momento donde más debemos prestarles cuidados, cada especie necesita según su tipo determinada dosis de nutrientes, la carencia o exceso de estos pueden afectar a tu planta, cada envase trae recomendaciones de cómo debe suministrarse este aporte extra de alimento en el momento adecuado.